Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

PEZ-PECIAL NAVIDEÑO

|
Pecesita Voladora

 En fechas navideñas, un post navideño.Sé que no es navidad aún, pero mis vacaciones empiezan desde... "AHORA" y para que no digan que no posteo deberían considerar el hecho de que mi prioridad vacacional haya sido darles algo qué leer a ustedes, gente sin quehacer gustosa de sátira y mi literatura/basura.

SANTA

No digan que no, todos, sin excepción, alguna vez creímos en santa.

¿Y apoco no era tan emocionante el hecho de que un grupo de cosas al parecer imposibles se reunieran en un mismo concepto para brindarnos algo personalmente? ¡Eso era magia!...

Imaginense, hagamos un momento de reflexión, olvidemos que somos adultos, olvidemos la lógica y olvidemos de leyes. Imaginen. Sueñen. Cierren los ojos. -Mejor no cierren los ojos porque después no podrán leer, pero... imaginense un (aprox) 20 de diciembre, muy entusiasmados, con gran gozo y euforia enfocando toda su creatividad en esa carta para Santa, adornándola con muchas crayolas, dibujos, y, si podemos, ¿porqué no?, agregar un poco de diamantina para que así Santa la vea antes que las de los otros niños. Entonces hacer memoria, ¿cuántas cosas buenas hice?, las malas mejor no se las escribo, ¿pues a quién le gustaría recibir un trozo de carbón?.


Querido Santa:
Este año me porté muy bien. Hice mis tareas, y aunque no me gustara ayudé a mamá a lavar los trastes. Tampoco me comí las golosinas que tanto deseaba de la alacena prohibida, ésta semana en especial, me he portado mejor que nunca, no creas que es porque vas a venir tu, pero como que la "víspera navideña" me hace hacer cosas buenas. Ayer, intenté ayudar a una viejita a cruzar la calle, ya sabes. . . quería hacer otra cosa buena, pero... la señora se enojó un poquito porque dijo que no quería cruzar la calle, creo que también le molestó que yo quisiera obligarla poquito, pero espero que también cuente como cosa buena.
Espero que estés bien Santa, y que veas mi carta primero que todas las demás, yo sé que tienes mucho trabajo, y que entregar obsequios a los niños de todo el mundo debe ser muy cansado, pero te pido por favor que primero me traigas los mios.
Ésta es mi lista: Una moto, un coche hot weels, un super nintendo 64, una bicicleta, una figura de action man, un ring con los jugadores de la wwe, ohh!... videojuegos para el super nintendo, y un pony.
P.D. Si no me traes lo que te pido no te daré galletas el siguente año. :) Te quiero Santa.


 A menos que el pequeño fuese el hijo de un narco que pudiera comprarle todo lo que el niño pide, y el pony venga incluido con el establo, las camionetas, y la figura de acción trajera armas reales incluidas. El niño iba tener una triste desilusión.Pero... ¿qué va? Nadie le quita lo sensacional al modesto obsequio, que apareció bajo el pinito, después de todo... ¡LO TRAJO SANTA! ¡¡un hombre gordo, barbón que conduce un trineo con renos que vuelan, y uno de ellos tieneun ...foco en la naríz!! 
(Entiendase voz de ebrio)
-Hiiijoss mioss... Esh hora de quee sheepan la verdaaad (hipo)
Todo lo que conosshhen como "Santa"... ¡ES MENTIRA!
(RISA MACABRA)
-¡¡NO EXISTE!!
(MÁS RISA MACABRA)
-JAMÁS EXISSSSTIÓ (hipo)
(AÚN MÁS RISA MACABRA) (hipo)

Yo a ése tío ebrio le deseo con toda la pureza de mi corazón... QUE SE VALLA A CH·$/·(%·%(%)(·$) ADRE!!!

¿Ustedes saben lo HORRIBLE que es para un niño, el saber que Santa no existe?

Ustedes gente MIERDA inconsiderada que les dicen esto a sus hijos, hermanos o sobrinos solo por quitarse el peso de un regalo más.

NO, (REPITO) NO LO HAGAN.

Yo sé que hay niños que me leen, así que no seré yo quien lo arruine.

Niño, sí, tú, el que está leyendo.... ¡SANTA EXISTE! A mi me consta. Lo he visto, y he hablado con él, Sí es gordito blanco y barbón, a veces viste de rojo, pero creo que le gusta más el amarillo, viene cuando quiere, no solo en navidad, vive en Estados Unidos, no en el polo norte y siempre que viene, trae regalos. Sí, es 100% REAL. Y lo sé porque es el novio de mi mamá. Aquí le decimos "GÜERO".


ORACIÓN DE GRACIAS:
Casi siempre o lo olvidamos, o lo evitamos, porque deseamos que todo el concepto de "navidad" sea nada más que diversión. Pero no está de más agradecer por lo que se tiene, y lo que no se tiene, por la familia, amigos, salud, fiesta y felicidad.
AMEN.

REGALOS:

Es tan divertido elegir el regalo especial para esa persona especial. En lo que quieres lucirte a cualquier modo posible según la importancia que tenga para ti dicha persona.

Regalo a la pareja: Que no sea muy cursi, pero que no sea muy material, que no sea muy caro, pero ¡que no sea barato!, que sea de calidad, pero no muy llamativo, que pueda presumirlo a sus amigos, que nadie más lo tenga.

Regalo para la mejor amiga: Que sea nice, que sea fashion, que se vea bien, pero no mejor que yo, que lo use, y que sea útil,  que le quede, que sea caro, que pueda prestarmelo.

Regalo para el mejor amigo: Que sea útil, que le guste, (si es ropa) que sea comoda, que sea barato.

Regalo para el wey que me regala y le tengo que regalar: Barato, X, que le guste o no le guste, me da igual.

Regalo para papá: Que sea original, digno de él, caro, elegante, nice, que se sienta orgulloso, que pueda presumir, que pueda usar.

Regalo ¡A la madre!. Casi siempre lo olvidamos (o al menos yo): Algo que pueda usar, algo que pueda adornar el hogar, (menores de 14 se aceptan cartas).

Buscar baratijas y cosas finolas para diversos gustos es lo divertido de ésto, en mi caso, lo es envolver los obsequios. A veces, se invierte más de lo que se recibe, pero el buen sabor de boca que deja el haber visto una sonrisa en esa persona especial al recibir un obsequio, nadie te lo quita.

Intercambio de obsequios:

Yo en lo personal los odio, claro, está divertido si son entre compañeros o amigos, pero en familia no funciona, si le tocas al abuelo, te regala muñecas, si le tocas a la tía te regala bragas de paracaidista, si le tocas al primo te regala algo que él usaría. (hablando de mujeres claro). Además siempre falta alguien, el típico primo grinsh que odia la navidad y hace hasta lo imposible para llegar a la hora de la cena, y resulta que es a quien le tocó regalarte, entonces te quedas sin dinero, sin sonrisa y sin regalo.

"¡LOS COHETES"!

¡Son de ley! una navidad sin cohetes no merece llamarse navidad.
Lo básico y de entrada para los peques que son quienes más los reclaman: "las luces de vengala", sí ya saben, esos cotonetes rasposos que emanan chispas estilo estrella en la punta, siempre son necesarios para "abrir ambiente"; después de que las luces de vengala terminan, puede darse paso a todos los demás cohetes, entre más llamativos y ruidosos mejor:

Aquí algunos ejemplos:
(petardos)
-cebollitas-50pk2-Super Gatos-Trueno FML-Cobras-Doble trueno-Silba Boom-Estopín Heavy-Estopín
 Y mi favorita por siempre: "paloma".
Las hay de distintos tamaños, colores y formas, las pequeñas son buenas para lanzarlas entre los pies de los tíos que toman. Suele causar efectos divertidos; y las más grandes son mejor en la calle porque suelen hacer que las alarmas de los automóviles suenen. También es aconsejable introducirlas bajo algún recipiente hueco de aluminio o plástico boca abajo, para que el ruido sea un poco menos ensordecedor, sin mencionar que el recipiente sale volando y al menos diez segundos después del ruido, éste cae destrozado. (Cuidado con que no caiga sobre algún auto, porque el cristal podría estrellarse, sonar la alarma, y tendrías que correr antes de que el dueño del auto cobre los daños.

LA CENA

Ya sea pavo, pato, pollo, spaggeti, tacos, carne o tamales, por el simple hecho de que sea navidad, sabe más rico.



LA HORA DE DORMIR:

Cuando ya por las 5:00 a.m todos los tíos, tías y abuelos se van a dormir, puede decirse que "se le sigue" con los primos, en una casa aparte, haciendo desmadre entre primos y amigos como hasta la 1:00 p.m del 26.

¿Creo que no me faltó nada verdad?

Feliz Navidad a todos, pasensela "A Toda Madre",  diviertanse muchísimo y nada de sentimentalismos.
Les desea Pecesita Voladora.

Saludos Especiales: RPM.

Pecesita buena (Parte 2)

|
Pecesita Voladora



Una hora más tarde. . .


La tipa llegó ¡y yo estaba enfurruñada!
ENFURRUÑADA: Del femenino enojada, molesta, cagada, emperrada etc. . .

Salimos, y caminamos unos 800 m para llegar a una Soriana y comprar la lotería con la cual rifaríamos los regalos. Al llegar, dejamos la barney-bolsa en paquetería y fuimos en busca de la dichosa lotería, buscamos, buscamos y buscamos pero no habían loterías en toda la tienda, y un empleado nos mostró lo que parecía ser una lotería grabada en servilletas. La compramos.

Recogimos la barney-bolsa, ya muy contentas, tomamos un taxi, y le dimos la dirección al chofer, mientras que Gándara volteó a verme con un aire desepcionado:

GANDARA-Weey ... estamos bieen pendejas.
PEZ-No, yo no, tú, quién sabe...
G-No tonta, !mira¡, ¡las servilletas tienen la misma tabla de lotería!.
P-Damn... pues... entonces lanzamos los objetos al aire y el abuelito que lo cache primero se lo gana.
G-¡¿Qué?!
P-Nada wey, pues los regalamos y ya.

Treinta pesos más tarde. . . el chofer nos dejó en la puerta de lo que parecía ser un asilo. Tocamos la puerta, y una enfermera nos recibió:

Pez -Ya llegamos :D!
Enf. -¿Y ustedes son . . .?
Pez -Venimos de la preparatoria X para hacer un trabajo social.
Enf. -Pero necesitan sacar cita.
Pez -Ya lo hicimos.
Enf. -Aquí no.
Pez -¿Qué aquí no es "La estancia para el adulto mayor"?
Enf. -No.
Pez - ¡¡Mierda!!

Subimos a otro taxi, le contamos lo sucedido al chofer, él arrancó el auto, aceleró una cuadra a la derecha, una izquierda, y detuvo el auto.

-Son siete pesos
-¡¿Qué?!
-Estábamos a dos cuadras.
-Oh... gracias.

Debo confesar que sentí nervios, de no saber lo que les diría a los ancianos, de no saber cómo iba tratarlos o qué preguntarles, sentí miedo de quedar en ridículo parada ante todos sin saber qué decir.

Al entrar, el lugar olía un poco mal, pero estaba más preocupada por lo que les diríamos, pues ellos esperaban escuchar algo de nosotras, un saludo, una presentación o una clase de entretenimiento, pero cuando la enfermera nos dirigió a la sala donde se encontraban todos reunidos y los vi, sentí escalofríos. Yo me habría imaginado a muchos abuelos con quién hablar, bromear y compartir anécdotas, me habría imaginado a un anciano que me invitaba a comer galletas mientras me contaba sobre su infancia, y eso era lo que yo deseaba, pero al verlos, no pude evitar sentir una tristeza porque sabía que no podría hacer lo que deseaba, porque tal vez no me escucharían, o no me entenderían. Pues la mayoría de ellos se encontraba en estado vegetativo, con el televisor encendido, y la mirada puesta al techo.

Traté de no doblarme, e intenté hacer bien lo que fuera que hiciera, después de todo, estaba hablando de mi calificación, y me puse a platicar con una anciana, mientras mi amiga charlaba con alguien más.

Ella me habló de su juvetud, de su quince años, yo le conté del mío, y me platicó sobre su boda, cómo había tenido que huir de la casa de sus ricos padres para casarse con la persona que ella amaba, me habló de sus hijos, de los cumpleaños que ella misma les planeaba, de viejos amigos, y la música que le gustaba, de bailes, de gente, y de cómo sus hijos la fueron abandonando poco a poco, después de la muerte de su esposo, de cómo la habían metido en ése sitio olvidandose de ella, y dejándola morir sola, viviendo solo de sus recuerdos.

Yo quería cambiar el tema pero me sentía tan impotente como para siquiera emitir un ruido. Le sonreí y dije: -Traje regalos. Ella rió, corrió a la mesa comedor para esperar a que yo abriera la caja, mi amiga acercó a la anciana con la que charlaba, y la enfermera acercó a otra más. Puse los objetos sobre la mesa y muy emocionadas eligieron lo que más les gustaba. Terminamos con los obsequios y nos despedimos, salimos del lugar y mi amiga se veía tan indiferente que no me atreví a decirle cómo me sentía.

Caminamos un momento, ella no dejaba de quejarse del olor del sitio, yo la escuchaba en silencio.

Yo no podía dejar de pensar, ni de sentir nostalgia por ello. Por un lado, en cierto modo me la había pasado bien, debo aceptar que hubo un momento en el que olvidé por completo el motivo de mi visita, y no recordé mi calificación, sino que estaba tan entusiasmada escuchando las anécdotas de las ancianas, que me sentí parte de ellas, parte de la historia, y me sentí necesitada, en algún modo extraño sentí la necesidad y la ansiedad por parte de ellas para ser escuchadas, para ser atendidas, queridas.

Al salir del lugar, noté cómo la anciana con la que había hablado tanto adoptaba una expresión triste, no me atreví a decirle que volvería, y solo me fui.

¿Creen que estuvo mal? Es decir, yo sé que sí, porque a pesar de haber convivido agradablemente con las abuelas, de haberme divertido, para mi ellas no serían más que "un extra" en mi anti/rutinaria vida, ellas al no tener más gente con quién charlar, y las únicas personas con las que pueden tener contacto tarde o temprano mueren, sus amigos, los que se van, los que llegan, todos mueren, y es inevitable darse cuenta de ello. En esas vidas, tan monótonas, una visita de unas bachilleres que más que por "buena voluntad" las visitaron por una "buena calificación" pudieran encariñarse de ellas, e incluso extrañarlas, como personas y no en cambio, como un objeto de superación.

Sí, ésto me entristece mucho, también pensé en visitarlas más seguido, pero. . . creo que no soy tan fuerte, no soy tan fuerte como para tomarle cariño a tantas personas y observar como todas tarde o temprano se van. No soy tan fuerte como para lidiar con la muerte tan seguido, no soy tan fuerte como creí que era.